jueves, 17 de noviembre de 2011

Crónica de la Behobia -San Sebastian (por elparticula)

Faltan casi tres horas para que empiece todo.

Saliendo del Hotel, camino del Euskotren, pasa un chico en moto, me pita y con el puño en alto me grita "Aupa"!!!.

En ese momento me di cuenta de que la Behobia - San Sebastian es tan especial como me habían contado.

El día anterior, a pesar del ambiente runner que se respiraba por la ciudad, no lo había apreciado tanto.

A más de 500km de casa uno no se sentía fuera de lugar, viendo caras conocidas allá por donde iba; escuchando hablar catalán casi en cualquier sitio por donde pasaba; compartiendo remordimientos con cada pintxo que te comías; escuchando consejos de los veteranos sobre el perfil de la carrera; alardeando de ritmos y tiempos mientras se pedía otra ronda a la camarera. Todo muy normal.



Así que como en cualquier otra carrera, me fui con los nervios pre-cursa casi controlados a dormir pensando en el esfuerzo de la mañana siguiente.

Despertado de golpe por el "fanboy motero" y relajado al llegar a la estación y saber que con tanto runner en el andén sería más fácil llegar a Irún sin equivocarme de tren, me senté solo observando como en cada estación entraba más gente igual de expectante que yo.

Una vez en el barrio de Behobia, saludando a conocidos compañeros de batalla, el tiempo pasó rápido, hasta que llegó el turno de nuestro cajón y partimos caminando hasta la linea de salida. Y al pisar la alfombra que activa el chip del tiempo, con el speaker alentando a corredores y espectadores en pleno subidón de adrenalina, empezamos todos a correr, despacio, calentando las piernas, cogiendo el ritmo que intentaríamos aguantar como mínimo hasta la primera subida de la que tanto nos habían advertido. "Se conservador que luego lo lamentarás" resonaba en mi cabeza cada vez que mis zapatillas se aceleraban.



Y así empezó todo, acompañado de amigos Correcats los primeros 5km, a ritmo muy cómodo, escuchando anécdotas de ediciones anteriores y empezando a alucinar con la gran cantidad de gente que había a ambos lados de la carretera (cual etapa grande del Tour), no esperando a cruzar para ir a por el diario con mala cara por que les haces perder el tiempo, como pasa en Barcelona por ejemplo, sino animando de verdad. Gente que había ido expresamente a eso, a levantarte el ánimo. Gente mayor, familias enteras con niños que te tendían la mano esperando que se la chocases al pasar. Gente que está ahi por que valora el esfuerzo que estás haciendo, sin esperar nada a cambio. Si acaso una mirada de gratitud del sufrido corredor.

Seguía en una nube, disfrutando del ambiente y el recorrido cuando me alcanzó @andorreti, una amiga del @ClubRunTweet, que había salido 4 minutos más tarde que yo y que rodó junto a mi hasta mitad de carrera más o menos. Hicimos juntos la primera subida. Ese falso llano del que ya nos habían avisado que quebraba las piernas casi sin darnos cuentas.

Creo que fue en los primeros toboganes cuando fui perdiendo a @andorreti y me alcanzó @RyanGaerity, que nos lo habíamos encontrado animando en el Alto de Gaintxurizketa.

Él fue quien tiró de mi los últimos 10km (algo más rápido de lo que tenía pensado) y el que me animó y no me dejó atrás cuando me dio el bajón en la última subida importante al Alto de Miracruz sobre el km 16. Bajón del que ya no me pude recuperar casi hasta el último km, en la recta de meta. Una recta de meta que engaña, que te enseña un arco rojo hinchable para que esprintes con el ansia de terminar fuerte delante de los que te esperan preocupados por que tardas, con un último esfuerzo gastando las pocas energías que te quedan, pero que al pasarlo resulta que aún te queda medio km más que desanima a todos los que éramos novatos.



El tiempo final fue de 1h 57m 12s del que estoy muy satisfecho. Hacer 20km con 25º en pleno noviembre y con las pendientes que había, no es fácil para alguien que solo ha hecho una media maratón muy plana. Además, los segundos 10km fueron más rápidos que los primeros (gracias a @RyanGaerity), así que contentísimo por ser finisher de la Behobia - San Sebastian y por continuar mi lenta pero estable progresión que estoy teniendo desde el verano.

El año que viene si puedo, volveré a hacerla y espero arrastrar conmigo a algún Red Runner más.

Ficha de la Cursa

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues la verdad es que la crónica me ha empujado a imaginar una foto muy bonita de la carrera.

Seguramente algun runner irá contigo (aunque no sea Red Runner :-)).

Enhorabuena por la progresión atlética!!

elparticula dijo...

Gracias!!! Y no te olvides que un Red Runner puede serlo cualquiera. Solo tienes que disfrutar corriendo y decir que quieres serlo ;-)

Roger Pons dijo...

¡Buena crónica!
Cuenta conmigo para el año que viene :)

markattack dijo...

Buen artículo. Felicidades!

Rosa Lizandra dijo...

Enhorabona per la crònica i pel resultat. Estic convençuda que és una de les millors curses que existeixen. El bany de masses durant els 20 km és espectacular.

Veig que no era l'única que tenia remordiments cada vegada que menjava un pincho! Ha, ha!

elparticula dijo...

Gracies companys!!! L'any que ve a veure si podem anar mes gent encara i pasar-ho millor ;-)

Born 2 Run dijo...

Molt bona crónica,

Cuenta conmigo para el año que viene. Cuando abren inscripciones?

elparticula dijo...

Gracias!! A ver si es verdad que te vienes ;-) Las inscripciones creo que son a finales de mayo. Ya nos enteraremos :-)

Romana dijo...

yo me apunto! y ahora que soy #RedRunner valdrá mas la pena ! sólo espero poder aprovechar de los pinchos, que con el virus que me tocó en 2011 .....

elparticula dijo...

Este año, si nos juntamos los Red Runners, no dejaremos ningún pincho sin probar :-)

Publicar un comentario